Consejos para montar a caballo de forma segura y protegida

Montar a caballo es una experiencia única. Ello implica una conexión con el animal y un vínculo de confianza que fluye en ambos sentidos, así como una compenetración en los movimientos. Un jinete profesional que monta a caballo entiende perfectamente el comportamiento del animal y sabe qué necesita en todo momento, puede detectar si está nervioso, si se encuentra cansado o si sufre alguna molestia. Montar a caballo es una actividad muy divertida y uno de los sueños pendientes por cumplir de muchas personas, por eso en este artículo queremos darte las claves que necesitas para que aprendas a hacerlo y para que disfrutes de la experiencia al máximo. ¡Presta atención a nuestros consejos si quieres aprender a montar a caballo!

Cómo montar un caballo: consejos y recomendaciones

Aunque montar a caballo es una actividad muy divertida, emocionante y única, es importante contar con práctica y disciplina para poder hacerlo. Siempre hay una primera vez, de eso no cabe duda, pero cuanta más información se tenga y más se practique mejor. Y es que no es lo mismo montar un tipo de caballo que otro, influye mucho el temperamento del animal, así como también el tipo de montura que lleva puesto. En este apartado te explicamos qué debes saber para aprender a montar a caballo por primera vez.

Firme, pero nunca agresivo con el caballo

Es una de las leyes fundamentales cuando se está aprendiendo cómo montar un caballo. Hay que tener en cuenta que algunos especímenes pueden tener un carácter más complicado que otros (sumado a su fuerza, el proceso de montar a caballo puede resultar difícil). Ello implica mostrarse firme para domar al animal, pero nunca llevar a cabo una acción que pueda hacerle daño.

Evita los miedos

Ten en cuenta que los caballos son animales muy sensibles, a pesar de su tamaño, y por eso pueden detectar rápidamente cómo te sientes. Es importante relajarse y evitar los miedos cuando vas a montar a caballo y tomar decisiones firmes. ¡Si vas a subir vas a subir, no te quedes a medias! El nerviosismo es el peor enemigo en estos casos y puede ocasionar más de una caída por movimientos inadecuados o por estar demasiado rígido como para compenetrarte con el animal y aprender a galopar.

Usa la equipación adecuada

La equipación es fundamental para protegerse y disfrutar de la experiencia de manera segura. Lo más importante es que uses casco, botas y ropa adecuada, esto evitará daños mayores en caso de caídas y hará que vayas muy cómodo/a sobre el lomo del caballo. Así mismo, asegúrate de que la montura está bien colocada y fijada.

Estate atento/a a las reacciones inesperadas del animal

Como cualquier otro animal, el caballo puede tener reacciones inesperadas. Es fundamental, por ende, que estés alerta para reaccionar de la manera adecuada: obsérvalo y compréndelo. Así mismo, si vas a montar a caballo por primera vez no tengas miedo a caer, ten en cuenta que estos paseos iniciales se realizan por terreno simple con arena que amortigua los golpes. Además, los monitores estarán atentos en caso de que estés perdiendo el equilibrio para detener las clases.

Aprender a montar a caballo: ¿Qué técnica debo seguir?

Ahora que ya tienes claros algunos consejos básicos y esenciales a la hora de montar encima de este animal es momento de ver los pasos para aprender a montar a caballo. Ten en cuenta lo siguiente:

  1. Lo primero que tienes que hacer es mantener un contacto inicial con el caballo, de esta forma le transmitirás confianza y tú te relajarás.
  2. Utiliza un bloque de montar para llegar al caballo. Esta estructura te permite acceder al estribo con mayor facilidad.
  3. Sube por la izquierda del animal. Cuando estés encima del bloque coloca el pie izquierdo encima del estribo izquierdo.
  4. Al mismo tiempo que en el paso anterior, sujeta la cabeza con las riendas —con firmeza, pero evitando hacer demasiada presión—. Agárralas con la mano izquierda.
  5. Una vez te encuentres en la posición correcta, coge impulso y pasa la pierna derecha por encima de la grupa (parte trasera del caballo). Después, coloca el pie derecho en el estribo.
  6. Una vez arriba, mantén una buena posición en el asiento. El cuerpo debe estar relajado y para mantener el equilibrio debes trazar una línea recta imaginaria desde tu oreja, hasta el hombro, la cadera y el talón.
  7. Coloca las punteras detrás del estribo y mantén el talón hacia abajo. Las piernas deben quedar hacia dentro y sin girarlas, y la rodilla doblada en el cuerpo del caballo (de esta forma amortiguarás los movimientos bruscos). Ten en cuenta, así mismo, que las piernas deben ejercer presión constantemente sobre el caballo, para mantenerte sujeto a la silla.
  8. Los codos deben permanecer flexionados y las riendas sujetas por cada mano y con el puño cerrado (el lazo de las mismas debe mirar hacia arriba y los pulgares se deben quedar en la parte superior).

Ten en cuenta que durante las primeras veces el caballo puede moverse (sobre todo si no ejercemos la presión necesaria para que se mantenga fijo). Por ello, es aconsejable que alguien lo sujete mientras subes. Por otro lado, a la hora de galopar debes adaptarte a él con el movimiento de la pelvis en el asiento y de los brazos que sujetan las riendas. Evita movimientos bruscos para que no haya roces, ten en cuenta que las riendas te conectan con la boca del animal y esta es una zona muy sensible. Debes entrar en sintonía con el caballo para crear un vínculo que te permita disfrutar de la experiencia.

Ejercicios para montar a caballo

Los ejercicios para montar a caballo te ayudarán a mejorar la pierna y por tanto la fuerza que necesitas para subir a los lomos de este majestuoso animal. Y no solo eso, estos ejercicios están pensados para mejorar tu equilibrio y tu estabilidad.

  • Ejercicio en las escaleras: Agárrate de la barandilla y apóyate sobre los metatarsos de tus pies. Después mantén el equilibrio y estírate hacia abajo con lentitud, descendiendo poco a poco los talones hasta que notes que se estira la zona de las pantorrillas. Trata de mantener la postura durante 10 segundos.
  • Ejercicio con una pelota de playa: Para fortalecer los abductores de la cadera, usa una pelota de goma o plástico de unos 30 centímetros de diámetro. Siéntate en una silla dura y acércate al borde, los muslos deben quedar fuera. Después, aprieta la pelota entre las rodillas y mantenla unos 15 segundos, a continuación rebaja la presión.
  • Ejercicio contra la pared: Lo que tienes que hacer, en este caso, es acercarte a una pared y colocar un pie en ella. Aproximadamente, unas ¾ partes de la posición en la que se encontrarían los estribos. Mantén la postura durante 3 segundos y repite este ejercicio unas 5 veces.

¿A qué edad se puede montar un caballo?

La edad mínima recomendada para montar a caballo es a partir de los 5 años de edad, tal como afirma la Real Federación Hípica Española. Desde los 5 años los pequeños podrán comenzar montando en poni. Si un niño se inicia en equitación a los 5 años, posiblemente a los 9 puede estar preparado para pasar de nivel y comenzar a prepararse con caballos.

¿Puedo montar a caballo si estoy embarazada?

No, no se recomienda montar a caballo en caso de estar embarazada ya que si hay un accidente o caída el feto puede sufrir daños.

madridhipica.com 2022 Todos los derechos reservados
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram